La pizarra como signo distintivo de modernidad y clasicismo

La pizarra como signo distintivo de modernidad y clasicismo

Llevaba muchísimo tiempo deseando arreglar la fachada de mi casa que presentaba unas grietas y alguna que otra peladura. ¡Estaba horrible! A lo primero, pensé taparlas y pintar el muro yo mismo. Pero lo de pintar y todo lo relacionado –aunque sea de lejos– con el mundo tan “hermenéutico” del bricolaje, ni me apasiona ni se me da particularmente bien. Tampoco estaba seguro del resultado, ¿y si no quedaba bonita la fachada de esa forma?, pues debo especificar que soy un pésimo pintor y las grietas eran bastante grandes y las peladuras extensas. Aparte de la pintura entonces, ¿qué otras opciones existían? No lo tenía para nada claro… Pero el azar a veces ayuda sin que sepas por qué ni cómo ello sucede, pero sucede… Me explico. Me llamó mi esposa para que fuera a recogerla ese día al médico ya que su coche lo tenía en reparación en el garaje, y dando vueltas y vueltas para aparcar, al fin y al cabo encontré una plaza. Y cuál no fue mi sorpresa al salir del coche y al levantar los ojos: ¡allí tenía a una extraordinaria y bellísima fachada en mampostería de pizarra! ¡Wau! ¡Eso sería lo idóneo y recomendado para mi fachada! No me lo pensé dos veces y al llegar a casa me puse a buscar información sobre este bonito material y encontré en Internet a la empresa Ardoises d’Espagne, una empresa española de origen francés especializada en pizarras y que se dedicaba a ello desde casi un centenar de años. ¡Ello denotaba saber hacer, profesionalidad y seriedad! Con ello, proponía sus pizarras de alta calidad a unos precios inmejorables, tanto para el exterior como para el interior. Decidí pedir información…

¿Qué es un muro en mampostería y en qué consiste?

Ante todo, debo precisar que os lo voy a explicar tal y como me lo han explicado a mí también los profesionales de la empresa. Pues bien… Lo primero que tenéis que saber es que el sistema tradicional llamado “mampostería” es el que consiste en la construcción de muros y paramentos a través de la colocación manual de mampuestos (piedras, pizarras, etcétera, desiguales que se ajustan y unen con argamasa sin un orden establecido para obtener un resultado estético singular), un método tradicional y eficaz que se lleva empleando en la obra y construcción desde hace muchísimo tiempo. Estos mampuestos poseen más o menos un espesor de unos 35 cm, por lo cual son muy resistentes al frío, a la lluvia… (cabe destacar que en las regiones y países fríos, la pizarra es un material muy utilizado por esa razón y no sólo por su espectacular estética y belleza), así mismo estos bloques poseen un alto poder aislante e impermeable. Las pizarras son además piezas exfoliables que al igual que la piedra tienen una gran durabilidad. Entonces a mí todas estas explicaciones y razones por elegir la pizarra me parecen más que suficientes y convincentes. Y bueno, otra de las razones a mi parecer por elegir a este noble, ecológico y natural material, es el cachet que le da a cualquier edificio o vivienda.

shutterstock_366177476reducida

Trato acordado

Por todo ello, después de haberlo hablado con mi esposa, hemos decidido que verdaderamente nuestra fachada restaurada gracias a la mampostería de pizarra sería la solución que mejor se adaptaría y respondería a nuestras necesidades. Además desde aquel famoso día del “aparcamiento casual e inspirador”, hemos estado mi mujer y yo buscando y mirando en Internet edificios en los que se había utilizado este material, ¡y ello no ha hecho más que reforzar nuestra elección! Pues no sé si habéis visto o si conocéis a la denominada arquitectura negra, un tipo de arquitectura popular que emplea como elemento constructivo principal la pizarra de tonos grises, violetas, azulados, pardos, plateados o negruzcos, ¡pero es algo espectacular! Con lo cual, si no la conocéis, ¡os invito a buscar información acerca de este tipo de arquitectura!

Mientras tanto, nosotros les vamos a pedir a los especialistas en pizarras de la empresa Ardoises d’Espagne, que vengan a ver y a tomar las medidas de nuestra fachada para que puedan en cuanto antes empezar a restaurarla. ¡Qué ganas!