La mejor atención a nuestros mayores

La mejor atención a nuestros mayores

Sanvital es una residencia donde se garantiza que la vida de las personas de la tercera edad se puede desarrollar de manera satisfactoria en un lugar de calidad y en un complejo de apartamentos para mayores.

Un servicio de valor incalculable

Esta residencia se sitúa en la Comunidad de Madrid y da la seguridad de ofrecer un lugar de calidad a un precio que permite poder afrontar este alojamiento sin gastos innecesarios e imposibles de asumir por los familiares. Los usuarios de la residencia pueden disfrutar de la vida en compañía de personas de su misma edad y contando con una atención personalizada por un equipo profesional con una amplia preparación y experiencia.

En muchas ocasiones vemos en Madrid, como hay ciertos barrios repletos de gente mayor, casas antiguas sin ascensor y con aceras estrechas. En Sanvital pueden estar en un medio rodeado de naturaleza merced a sus jardines amplios o de beneficios como la natación, además de esos bancos y mesas para que pasen sus tardes en buena compañía de sus amistades que hacen en la residencia, lo que hace que pasan el tiempo de mejor manera.

Esto es importante, ya que en esos barrios que menciono, solía ver a personas ancianas que ocupaban la mayor parte del día en mirar por la ventana. Personas mayores que llegan a los últimos años en completa soledad. Es bastante triste la verdad, una soledad que les alcanza en unos momentos donde la movilidad se reduce o sus mentes ya no trabaja como debería.

En el caso de mi madre, estaba en todas sus facultades, pero al vivir yo en Bélgica como consecuencia de la crisis, pensó que estaría mejor en un centro cómodo donde le pudieran atender y pudiera conocer a más gente. Ahora con el paso de los meses, la verdad que la he visto más alegre, tiene su grupo de amigas con las que juega al mus que tanto le gusta y ven sus programas favoritos juntas.

Nosotros preferimos que estuviese en un apartamento tutelado, es una estancia donde el usuario hace su vida de manera independiente, pero a la vez está controlado por los profesionales de la residencia que le dan los mismos cuidados y atenciones que al resto de residentes.

Nosotros no lo sabíamos, pero en este tipo de apartamentos Sanvital nos ofreció la posibilidad de que tuviera el apartamento con su propio mobiliario. A mi madre le daba pena desprenderse del mobiliario que tantos recuerdos le traía, por lo que nos encargamos de llevarle todo lo que más le gustaba. Se siente ahora como si estuviese en casa, pero acompañada y con una asistencia profesional.

Al final, ganas en seguridad y tranquilidad. En su casa vieja tenía ya problemas cuando le tocaba bajar las escaleras y el miedo de que cualquier caída a estas edades puede llevar aparejada una rotura de rodilla o de cadera que es bastante grave.

Además del mero hospedaje, está el tema de los servicios, tanto generales como asistenciales que presta la residencia y que hacen más fácil, tanto las pruebas como los cuidados. Al final todos hemos salido ganando ella al estar más segura y nosotros que lo teníamos complicado al no tener más remedio que trabajar alejados de ella.