Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El color, una asignatura en diseño de interiores

Compartir este post en:

Los diseñadores de interiores son especialistas en la planificación, organización y realización de los espacios. Idean, estudian y trabajan desde los planos iniciales hasta la colocación del último detalle decorativo de una vivienda. Por ello, estudian y conocen el comportamiento de la luz, las texturas, el mobiliario, los accesorios decorativos, los colores… Todo ello con un sentido estético y profesional.

Elegir el tono adecuado para las paredes de una vivienda es prioritario para sacarle el máximo partido a la luz y potenciar su efecto iluminador por toda la casa. Los colores son un básico en decoración, quizá por eso resulta tan complicado elegirlos. Tienen la capacidad de dar luz a una habitación o, todo lo contrario, de oscurecerla. En general, los colores claros alejan y agrandan los espacios, mientras que los colores oscuros.

Teniendo en cuenta las tendencias que más están destacando este 2023, un diseñador de interiores nos indicaría que entre los colores o paletas más luminosas se encuentran los siguientes:

  • Son considerados como los reyes de los ambientes luminosos. Existen muchos tipos de blancos y una amplia variedad donde elegir. El blanco puro es, sin duda, el color de la luminosidad y siempre es un acierto en espacios o estancias donde la luz natural es escasa, sin embargo, al ser un tono muy brillante, puede resultar frio si no se combina correctamente con elementos que lo maticen o le aporten notas de vivacidad envolviéndolo en un halo de calidez, como por ejemplo en una combinación de muebles de madera oscura o en una combinación perfecta con papel pintado. Otra opción mucho más cálida y acogedora sin salirse de la tonalidad blanca es el blanco roto o lino. Asimismo, a la hora de pintar estancias decoradas con un ambiente clásico, rustico o con un tono de paredes más fuerte, los techos siempre han de ser blancos, por su gran capacidad para absorber la luz natural y expandirla por toda la estancia.
  • Dentro de este apartado se encuentra la gama de colores que van desde los beiges muy claros hasta los tonos cremas pasando por los colores arenas suaves. Es una gama de color muy cálida y envolvente, a la vez que luminosa, por lo que es una buena opción para estancias con una orientación hacia el norte o el oeste, con menos luz. Asimismo, estas gamas de color nos aportan unos ambientes neutros y serenos, que invitan al descanso, por lo que son perfectos a la hora de decorar dormitorios.
  • Con esta definición se engloban los tonos grises cálidos y sienas, que aportan calidez a la luz natural logrando un ambiente amplio y despejado. En combinación con el blanco puro en techos o muebles son un acierto seguro. Actualmente los colores más en tendencia en decoración de interiores son los tonos piedras junto con los tonos crudos, tal y como saben por su salida al mercado en Pinturas Decolor.
  • Estos tonos atraen la vivacidad de la luz solar hacia el interior de la vivienda, por lo que resultan ideales a la hora de magnificar y multiplicar el efecto de la luz solar. Es un tono agradable y lleno de vida, que da calor a estancias de ambiente rústico o decoradas con mobiliario de almoneda o forja, aunque casa perfectamente con casi todos los tipos de decoración. Como contrapunto hay que señalar que pueden resultar pesados visualmente en estancias pequeñas.

El color no lo es todo

Otros detalles o trucos decorativos que potencian la iluminación de una vivienda pueden ser:

  • Los espejos. Crean un gran efecto de luz, sobre todo si se colocan de una forma estratégica reflejando una ventana, se logrará rentabilidad la luz natural y duplicar la sensación de claridad en la estancia. Son piezas que, además de cumplir una función de utilidad aportan calidez y la ilusión de otra abertura al exterior. Se deberán elegir siempre de un tamaño proporcional a la estancia.
  • Lámparas de cristal. Vuelven a estar totalmente de moda, con su sola presencia iluminan cualquier estancia, además de aportar elegancia y calidez. Las lágrimas de las lámparas tipo araña provocan un sinfín de destellos que multiplican la luz.
  • Los objetos plateados con sus destellos ayudan a iluminar cualquier rincón. Un jarrón, un marco de fotos, una bandeja, un portavelas…
  • Decorar una mesa de centro o una cómoda con copas, cajas o jarrones de cristal crea un ambiente fresco y luminoso, y más si se reflejan en un espejo.

Articulos relacionados