El arte de la robótica

robotica

Artes hay muchos. Aunque todos pensamos cuando nos preguntan por alguno en las letras, las ciencias, la pintura, la escultura, o incluso los más taurinos piensan en los toros. Tampoco nos podemos olvidar que un arte que está pegando muy fuerte en los últimos años, el arte que se establece desde la robótica industrial. Hay empresas como Taldec, que trabajan con robots industriales, y demuestran día tras día que estamos ante los Leonardo da Vinci del siglo XXI.

Nadie duda de que gracias a las nuevas tecnologías y a los pasos que nuestra sociedad ha ido dando a lo largo de los siglos, los grandes inventos forman parte de nuestra vida cotidiana. Uno de los más destacados es el robot, que ahora mismo se está aplicando al máximo en los diversos sectores industriales, a través de la automatización y la robótica industrial, hoy en día casi todo es posible.

Y aunque quizás nos suene raro, o incluso apocalíptico, en estos tiempos, los robots pueden realizar prácticamente cualquier actividad industrial. Sin estos avances, producir con calidad, precisión y rapidez sería impensable. Y dónde se aplican estos robots, pues por ejemplo, en industrias como alimentaria, celulosas, inyección de plásticos, maderera, cerámico, hortofrutícola, vinícola, sistemas de almacenaje, fitosanitario, químico, metalúrgico, textil.

Son muchas las ventajas que la automatización y robótica industrial tienen. Por ejemplo, y sin dudarlo, se produce un aumento de productividad y una reducción de costos en la elaboración del producto. Esto hace que este dinero ahorrado se pueda invertir en otras cosas. Otro beneficio es el escaso mantenimiento y la polivalencia en ejecución de procesos. Y por último una reducción en la mano de obra. Si somos listos sabemos que esto provoca despidos en las fábricas, pero lo que tenemos que tener en cuenta en las empresas es que están para ganar dinero con el coste más mínimo. No hay que pensar con el corazón, sino con la cabeza.

Esta empresa fabricante de maquinaria industrial disponen de su propia ingeniería que asesora, proyecta, ejecuta e instala líneas completas de maquinaria de envasado, paletizado y embalaje.

De esta manera, es un gozada ver como trabajan las enfardadoras de palets. El principal uso y beneficio de estas máquinas es afianzar la carga que se deposita en los palets a través de films plásticos. De esta manera, los objetos más delicados se preservan de roces y otros deterioros, que pueden provocar que se nos arruine un pedido. Las películas plásticas actúan de paredes. Todas las máquinas envolvedoras de palets actúan envolviendo las cajas u objetos mediante el film plástico.

Los brazos robotizados han llegado para quedarse. Su trabajo es efectivo. Y claro está, a veces nos quedamos pensando en la industria, pero también es aplicable a la medicina. Echa un vistazo a este caso. Un ciudadano perdió sus dos brazos en un accidente hace cuarenta años. Hoy, cuatro décadas después, vuelve a saber lo que es mover una mano o coger un vaso de agua sin la ayuda de nadie. El milagro son estos brazos robotizados que científicos de una Universidad de Baltimore, en Estados Unidos han desarrollado en este laboratorio

Precintadoras de cajas o maquinaria de embalaje son otras acciones que se pueden realizar gracias a este arte de la robótica que tanto dominan en la empresa Taldec, que como ves va a seguir dando mucho de que hablar. Suponemos que si Leonardo o Miguel Ángel hubieran vivido en esta época serían unos enamorados de este arte.

¿Y tú qué opinas de este caso? Estás a favor de la robótica o de eres de aquellos que piensas que si los robots siguen avanzando y adquiriendo facultades humanas van a terminar por exterminarnos.

 

Deja una respuesta