El arte de la repostería

muffins

El rápido ritmo de vida actual ha conllevado la vuelta a actividades tradicionales que habían sido abandonadas por falta de interés o de “tiempo”. El arte de tejer o cocinar como lo hacían nuestras abuelas está resurgiendo entre la gente joven. Incluso varios programas televisivos ofrecen espacios destinados a enseñar estas técnicas tradicionales y YouTube es un caldo de cultivo perfecto para los tutoriales. Además de ser actividades relajantes, son un medio excelente para dar rienda suelta a la creatividad.

Uno de los ámbitos más explotados últimamente es la elaboración de repostería decorativa, como los cupcakes o las tartas fondant, con sus coberturas y diseño de figuras comestibles. Para decorar los dulces se pueden comprar moldes que nos ayuden en nuestra tarea, e incluso recurrir a los tradicionales cortes de naranjas y mandarinas que dan alegría y color a los dulces, pero lo más valorado es la creación de formas y moldes propios, creando así diseños únicos.

Aun así vamos a darte algunas nociones básicas sobre las técnicas más utilizadas para ir cogiendo algo de base. Después ya las utilizarás como quieres, combinándolas o creando las tuyas propias:

–          Graseado o Icing, la clásica cobertura para galletas elaborada con azúcar glas mezclado con agua.

–          Glaseado real (‘royal icing’), que añade clara de huevo y limón a la ecuación, por lo que la mezcla resulta más consistente y con un aporte de sabor añadido.

–          Fondant, la cobertura de moda para forrar tartas y otras figuras. Es dura y moldeable, por lo que resulta más manejable que las otras mezclas. Puede elaborarse con varios tipos de ingredientes. La mezcla más fácil de realizar en casa lleva nubes (‘marshmallows’), glicerina y pasta de goma. También podemos comprar fondant envasado, en distintos colores, o comprar el colorante deseado para añadirle a la mezcla anterior.

–          Buttercream, el más utilizado en la decoración de cupcakes. La receta básica se realiza con azúcar glas, leche o nata líquida, extracto de vainilla y mantequilla, pudiendo agregar después colorantes y especias que le den sabor y color. Con ayuda de mangas pasteleras se les puede dar distintos efectos decorativos.

–          Frosting de queso cream, igual que la anterior, pero con queso crema en lugar de leche o nata. Resulta menos dulzón y pueden utilizarse distintos tipos de queso, según el resultado que se desee obtener (de untar, requesón, mascarpone…).

–          Mazapán o masa de almendras, elástico y moldeable, ideal para hacer figuras y forrar tartas, galletas… con el sabor especial del mazapán. Los ingredientes para su elaboración son almendras molidas, azúcar glas (en la misma cantidad que las almendras) y un huevo. 

Deja un comentario