Pásate a la agricultura ecológica

laferti2

Productos recién salidos de la huerta.

La artesanía es también el arte de producir alimentos sanos. Muchos somos los enamorados de forjar las cosas bien, con calidad, dejando en ellas un sello inconfundible de nuestro saber hacer. Y los productores del campo no se escapan a esta corriente. Algunos de ellos se han pasado ya a la agricultura ecológica y están comprobando lo bien que funciona, mientras que otros han sucumbido a vender su trabajo a las grandes compañías. Desde este artículo queremos animar a estos últimos a que se pasen a la producción ecológica y para ello vamos a hablaros de los beneficios de la misma.

Primero empezaremos por explicar en qué consiste este tipo de agricultura. Se trata de una alternativa a la explotación agrícola que se basa en la utilización óptima de los recursos naturales que poseemos sin utilizar productos de origen químico, organismos modificados genéticamente ni abonos para luchar contra las plagas. ¿Os habéis preguntado alguna vez cómo pueden salir tan perfectas algunas frutas o verduras de las que nos encontramos en el supermercado? Probablemente hayan sido tratadas para que tengan ese aspecto. Si nos paramos a pensar, nos daremos cuenta de que lo saludable está en la imperfección, en los productos cultivados de manera natural. Las manzanas que tenía nuestro abuelo en su huerta seguro que no se parecían a las perfectas que vemos en la frutería, pero eran a todas luces más sanas. Además, este tipo de alimentos orgánicos son muy respetuosos con el medio ambiente y conservan la fertilidad de la tierra.

Existen muchas razones para pasarse a este tipo de agricultura, tanto para los productores como para los consumidores, que encontrarán en ella una sana alternativa. A continuación enumeramos algunas de ellas para que conozcáis sus ventajas.

–          Como decíamos al principio, lo más importante de tipo de agricultura es que los productos que son resultado de ella son totalmente sanos, no llevan ningún tipo de pesticida ni sustancia química que altere sus propiedades originales. Tenemos que pensar que si la tierra solamente nos da sandías en una cierta temporada del año, algo raro tiene que haber o que vaya contra natura para que nosotros podamos consumirlas durante más tiempo, al igual que pasa con otra fruta que ha llegado a estar ya disponible durante todo el año.

–          También indicábamos que estos tipos de cultivos son muy respetuosos con el medio ambiente. Y debemos aplicarlos para cuidar este entorno en el que vivimos. No tiene mucho sentido querer sacar más y más del campo sin cuidarlo, ya que probablemente se vuelva poco productivo con el tiempo o deje de pasar sus buenas propiedades a los cultivos. Un campo quemado por el uso no rendirá al cien por cien como lo hará uno cuidado al que no le exigimos por encima de sus posibilidades. De esta forma reducimos también nuestro impacto sobre la erosión del suelo, que además de producirse con causas naturales como el viento, el agua o las heladas, tiene lugar también por la actividad humana con el cultivo, por la explotación excesiva con la falta de descanso y la utilización de los químicos. Al no utilizar pesticidas estamos respetando el ecosistema donde cultivamos los frutos de la tierra y también eliminaremos los residuos que estos dejan en la tierra, el agua o el aire.

–          La agricultura ecológica contempla también la rotación de los cultivos, lo que provoca una menor degradación de la superficie. Si nos decantamos por el monocultivo, este daño sobre la tierra será mayor, lo que llevará a que aparezcan más plagas y bajen los niveles de nutrientes de la tierra.

–          Una mejor tierra será también responsable de la calidad de la ganadería ecológica, íntimamente relacionada con la tierra ya que en ella es donde se desarrollan muchos animales y de donde sacan su alimento. Ejemplo de esto son los pastos.

–          Además, tanto la ganadería como la agricultura ecológicas generan nuevos puestos de empleo, ya que precisan de mano de obra profesional y cualificada para llevar a cabo este tipo de trabajos.

–          Comprar directamente a productos ecológicos minimiza el gasto para el consumidor de los mismos y además elimina aquellos que están relacionados con la cadena de producción. El propio agricultor recibirá también un pago más justo por su trabajo y no será víctima de las presiones de las grandes empresas.

Por último, si queréis saber algo más acerca de este tipo de agricultura o incluso si estáis animados a pasaros a este lado sano, queremos recomendaros los libros que edita La Fertilidad de la Tierra, una editorial especializada en agricultura ecológica. Si tienes un huerto ecológico y quieres información práctica, si buscas saber cuáles son los cuidados más adecuados o información acerca de alimentos ecológicos, en esta editorial editan una revista y libros sobre agricultura, ganadería ecológica y alimentos ecológicos. A través de estos libros, autores expertos ofrecen una visión tanto teórica como práctica de la agricultura ecológica, del huerto ecológico, de la fruticultura ecológica y de los alimentos ecológicos, entre otros temas, que animan a contribuir a la ecología y al cuidado del medio ambiente.

Deja un comentario