La fotografía de boda puede ser un arte

La fotografía de boda puede ser un arte

Cuando uno va a casarse quiere que todo salga perfecto, te sientas con tu pareja y empiezas a darle vueltas sobre qué tipo de boda quieres tener. Antes, cuando mis padres, casi todas las bodas eran igual, pero ahora hay mil tipos e incluso van desde bodas con de lo más clásico con vestidos años 20 a bodas hippies o campestres de esas que mi abuela diría ¡eso ni es una boda ni es nada!

Una de las cosas más importantes que hay en una boda es sin lugar a dudas el fotógrafo que inmortaliza los momentos más gloriosos del enlace y el banquete posterior. Estamos todos de acuerdo que lo esencial es pasarlo bien en la boda, pero las fotos y los vídeos son una manera fundamental a la hora de revivir la boda y en años futuros, además de ser un buen recuerdo nos hará pasarlo bien rememorando como fue el enlace o qué decir de poder enseñárselo a los hijos…

El gran avance tecnológico ayuda y mucho

La tecnología ha mejorado mucho y ahora puedes tener un book y unos vídeos como si fuera la boda de una estrella de cine. Este tipo de reportajes es lo que se lleva actualmente y quien más quien menos gusta de hacer algo así.

Nosotros confiamos en http://www.lovelyphoto.es/, nos gustaron sus fotos y la cercanía, algo necesario para captar la emoción que se siente en un día tan especial como ese. Desde el primer momento quisimos que fuera una boda estilos años 50, hasta el Cadillac que alquilamos era de esa época, un clásico de aquellos felices años para los Estados Unidos de postguerra y que a nivel de moda nos encantaba.

La boda y la cena de después fueron magníficas, una mezcla entre una tarde de verano y las luces de la noche que daban un toque mágico tanto a la cena como al baile. Todo salió a pedir de boca pese a los nervios, donde estábamos como locos para que todo el mundo quedase satisfecho.

El toque diferente lo dimos al alquilar una auténtica gramola de época estadounidense, que tuvimos durante 2 horas, queríamos ser fieles a nuestro estilo hasta el final. Al final hasta la gramola ha sido protagonista en la portada del book jeje.

La diferenciación a la hora de tener un negocio es un claro factor para tener éxito y sin lugar a dudas el trato exquisito y la personalización hacen que termines tan satisfecho como para recomendar a los fotógrafos que no solo se limitan a tirar unas fotos o grabar unos vídeos, captan emociones que se quedan guardaditas en el book o en el DVD.

La vida está llena de cosas cotidianas, pero en ocasiones contadas llega un día para no olvidar y uno de ellos es el día de tu boda, donde celebráis con toda la gente que os quiere vuestro amor. Mi consejo es que apuestes por un reportaje que de verdad merezca la pena, al final la memoria pese a ser muy buena pierde detalles que se inmortalizan en una foto. Así que, si te vas a casar, apuesta por un buen fotógrafo, la calidad termina notándose.