De la artesanía a ser emprendedor

¿Te has planteado alguna vez dar salida a todos los productos de artesanía a los que les dedicas tanto tiempo y que no te quedan nada mal? Pues comercializarlos es una buena opción. Si además de disfrutar con lo que haces, puedes ganar dinero con ello, se trata de un negocio totalmente redondo.

Muchas personas lo han hecho ya y están saboreando las mieles del éxito. Desde los amantes de la pastelería hasta aquellos que disfrutan tejiendo se han decidido a poner sus creaciones a la venta, ya que necesitan alguna salida porque en muchos casos es imposible almacenar todo en casa y porque otras veces no les llega siquiera el dinero para seguir dedicándose a la afición y necesitan vender sus diseños para tener efectivo para seguir dedicándole tiempo.

Puede que a ti te ocurra lo mismo, que hayas hecho un pequeño taller sobre cómo tratar el cuero mientras estabas en paro o en tus vacaciones y te haya gustado y hayas aprendido a hacer preciosos bolsos, carteras, monederos o llaveros. O puede incluso que las clases de pintura a las que te apuntaron de pequeño o pequeña despertasen el arte que dormía en ti y ahora no sepas cómo sacar más dinero para comprarte un nuevo caballete y pinturas o incluso los cuadros te estén echando de tu propia casa por falta de espacio.

Está claro que en estos casos, si además la afición te engancha, lo mejor que puedes hacer es convertirte en emprendedor y dar salida a todo lo que estás produciendo para poder vivir de ello. Aunque lo conveniente es que te asesores primero como un buen bufete de abogados como el de Miguel Durán, que tiene sede en diferentes lugares de España como Madrid, Sevilla o Barcelona, desde aquí te vamos a explicar de una manera simplificada cuáles son los pasos para convertirte en autónomo o emprendedor poder crear tu empresa, algo que está proliferando mucho en tiempos de crisis como solución a la escasez de empleo por cuenta ajena. Asimismo, los nuevos emprendedores pueden solicitar diferentes bolsas de ayudas para que la apertura del negocio no se les haga tan cuesta arriba.

Si ya tienes un empleo por cuenta ajena, puedes, en lugar de darte de alta como autónomo, hacerlo en el IAE (impuesto de actividades económicas). La diferencia es que todo lo que facturas es legal, con IVA y pagando IRPF, pero no puedes superar al año los ingresos que equivalen a la suma de las doce mensualidades del salario mínimo interprofesional, es decir, alrededor de los 7.000. Con esta forma de legalizar tu actividad tampoco estarías cotizando para la pensión de jubilación ni tendrías derecho a baja por este segundo trabajo. Digamos, simplemente, que solo estás declarando el dinero que ingresas por fuera de tu trabajo habitual.

Si pretendes hacer de tu afición tu único empleo, lo mejor es que te des de alta como autónomo, donde sí podrás disfrutar de unas mejores condiciones sociales pero también es cierto que tendrás que pagar todos los meses una cuota a la Seguridad Social. Esta cuota, a no ser que tú varíes dentro de las posibilidades la cantidad de cotización, es siempre la misma. Eso es importante que lo tengas claro, tú pagas una cantidad de forma mensual que es totalmente independiente de tus ingresos como trabajador. Aportarás lo mismo un mes que no hayas vendido nada que otro en el que te hayas deshecho de todo tu stock.

Tanto en una forma de emprender como en la otra, existen también algunos beneficios por lo que te puedes desgravar parte los gastos que realizas para poder producir, como los derivados del material, de los gastos de teléfono e Internet, o de gasolina y de coche, entre otros.

Si lo estás pensando seriamente, quizás este sea el mejor momento para emprender y posiblemente para hacerte autónomo, ya que el Gobierno ha lanzado una serie de medidas para favorecer el autoempleo. Existen rebajas en la cotización de autónomos durante unos meses como cuotas de 50 euros y también diferentes ayudas de las que te puedes beneficiar si cumples con los requisitos. Toda una oportunidad que no puedes perder si deseas hacer de tu afición tu negocio.

Deja un comentario