Los adornos dentales, entre el arte y los problemas de salud bucodental

Los que hacemos con nuestros dientes es a veces increíble y roza incluso la locura. Desde la niña que se sacó un diente con un dron y a la que sus padres le dieron dinero por ello hasta esta moda de los ochenta que vuelve con más fuerza como es ponerse adornos en las piezas dentales. Algo que no es precisamente de lo más recomendable y sobre lo que hemos hablado con los especialistas de la clínica Dental Morante para que nos den su opinión al respecto.

Y es que la clínica Dental Morante es una de las que mejor fama tienen en Madrid por su trabajo profesional y de calidad, así que era la mejor a la que recurrir para que nos hablasen con claridad de cuáles son las consecuencias de ponernos este tipo de adornos o de complementos de moda en los dientes.

diente

Los odontólogos de Dental Morante nos recomiendan apostar por una bonita sonrisa, sin adornos dentales.

Como os decíamos, se trata de una tendencia que nació allá por los años ochenta, especialmente entre los músicos de rap y hip-hop. Se trata de una forma de ostentación, de destacar por el brillo del adorno en la dentadura, ya que este tipo de figuritas que se ponían en las piezas solían ser de fabricadas con materiales preciosos, desde el aro a la plata pasando por los brillantes y demás piedras de incalculable valor. Todo un dolor para el bolsillo en caso de perderlas. Por eso las había y las hay de las que se conocen como de quita y pon, pero también existen aquellas que son de carácter permanente, mucho más difíciles de extraer y que suelen dejar huellas devastadoras en las piezas dentales una vez que las retiramos, no sin cierta dificultad.

Pues bien, parece que esta moda de los ochenta vuelve a estar más en auge que nunca y especialmente entre la gente más joven, lo que tiene en alerta a los dentistas como especialistas de la clínica madrileña Dental Morante. En lugar de hacer dinero con los posibles problemas derivados de esta moda, los verdaderos profesionales se muestran de lo más dispuestos a hablar de los problemas que pueden generar estas prácticas para advertir y prevenir a aquellos que se inclinan por ella de nuevo.

Este tipo de joyas que muchas personas están escogiendo en la actualidad para lucir en sus dientes pueden ser muy perjudiciales en virtud de factores como la persona que los coloca, la esterilización de las mismas, los materiales de los que están fabricadas incluso por los cuidados que nosotros tengamos en casa sobre nuestra boca.

Hablamos por ejemplo de los cuidados porque es importante mantener una higiene bucodental apropiada siempre, pero en este caso debemos hacer todavía más hincapié, ya que tenemos un elemento extraño que nos puede provocar problemas graves de limpieza, de infecciones y, algo que muchos a nuestros alrededor notarán, un terrible mal aliento, así como una decoloración del propio diente que destacará con diferencia sobre los demás, la astillación del mismo, o la caries.

Pero este daño no se queda simplemente en algo relacionado con la higiene bucal, sino que también, como decíamos antes, el colocar este tipo de joyas en los dientes nos puede llevar a dañar las piezas, así como provocar problemas en mandíbula y encías, debido a la irritación, la inflamación o el enrojecimiento, algo que nos puede llevar a un proceso tan severo como es la gingivitis o incluso la pérdida de hueso dentro de la boca.

Asimismo, es posible también que si nos decantamos por este tipo de decoración dental acabemos teniendo problemas de escoriación de los dientes adyacentes, dificultad al masticar o incluso al cerrar la boca con total normalidad.

Es por esto que los profesionales de la salud bucodental, como son los odontólogos de la clínica Dental Morante, recomiendan que si queremos realmente lucir una boca bonita, que apostemos por cuidar nuestra sonrisa con otro tipo de tratamientos estéticos más saludables como pueden ser la ortodoncia o el blanqueamiento, pero no añadiendo elementos extraños a la boca que, además de costarnos mucho dinero, en algunos casos más que cualquier tratamiento odontológico, nos pueden acarrear serios problemas y acabaremos arrepentidos a la larga de esta decisión.

Deja un comentario