El enoturismo, nuevo foco de interés gastronómico

Desde luego, nuestro país tiene un amplio abanico de oportunidades turísticas: desde cientos de kilómetros de costa que aúnan el misterio celta, con el Mediterráneo y las maravillas del Atlántico, hasta mil y un opciones en el interior, que igual trasladan al visitante al siglos pasados donde resuenan cascos de caballos y espadas o a un paraíso de tintes orientales donde aún resuena la llamada a la oración.

Pero además de todo ello, en España se está explotando una nueva opción turística: el enoturismo, basado en el vino. Y es que si de algo presumen las tierras de la Península Ibérica, es de propiedades óptimas para la crianza de caldos de todo tipo. Desde el clima suave del norte hasta las tierras del sur, los amantes del vino pueden conocer todo el país sin dejar de tomar este adorado líquido.

Y nos quedamos precisamente en el sur, donde el turismo enológico gana adeptos, algo que no ha pasado desapercibido ni para empresarios ni para las instituciones.

Así, el turismo relacionado con el vino intenta explotarse en alternativas que se dediquen exclusivamente a los caldos o que establezcan alguna relación con el patrimonio. Es por ejemplo el trabajo que se lleva a cabo en Marida Jerez, una de las capitales del vino andaluz, donde existen hasta  9 rutas enoturísticas: packs en lo que las opciones turísticas tradicionales quedan aliñadas con el sabor de un buen vino. También es posible realizar una ruta a medida, en la  que aparezcan los elementos que más interesen.  El Marco del Jerez recoge zonas de Sevilla y Cádiz donde se elabora un vino de tintes y sabores únicos que ya han traspasado fronteras. ¿O es que nadie se ha tomado nunca una copita de jerez? La novedad reside en su concepto como elemento turístico.

Así, con MaridaJerez es posible realizar recorridos por las bodegas, por las viñas, pasear por las calles de Jerez, deleitarse con las catas, con el rumor de fondo de una melodía flamenca,  acercarse también a la fuerte tradición ecuestre de la zona, relajarse, ir a una corrida de toros… sin duda se trata de la creación de un Jerez que antes apenas había pasado de puntillas en los catálogos de viajes y que ahora se levanta en todo su esplendor.

De esta manera MaridaJerez se abre como una de las muchas alternativas turísticas que toman el vino como eje central de un programa que recoge el mejor sabor andaluz con las sensaciones de un buen caldo de la tierra.

Deja un comentario