El arte de hacer nudos

Compartir este post en:

arte de hacer  nudos

Seguramente si preguntamos quién sabe hacer nudos a un grupo de 10 personas, 9 responderían que ellos. Porque nudos los hay en todos los sitios, el más simple el de atarse los zapatos o los playeros, pero como todo en la vida, hay que ir paso adelante, no quedarse en la monda, y está claro que el hacer nudos es todo un arte. Yo lo descubrí un buen día cuando hice una visita a la fábrica de Cuerdas Valero, sin duda, todo un lujo para los ojos.

Esta empresa está dedicada al suministro de todo tipo de cordelería en cualquier punto de España. Elaboran, envasan y etiquetan todos los productos de cordelería adaptándose a los negocios. Es decir que han sabido aplicar un arte como el de los nudos al sector profesional. Todo un acierto.

Lo que más me llamó la atención es que disponen de una gama muy completa de cordelería. En su fábrica emplean las mejores materias primas y la tecnología más moderna para la elaboración de todo tipo de cuerdas de máxima calidad y resistencia.

Por ejemplo, cuerdas de fibras sintéticas: poliéster, polipropileno, nylon, polietileno, rafia, elásticas, sedal y cintas de persiana. O cuerdas de fibras naturales como el cáñamo, algodón, sisal y esparto.

Os cuanto algunos ejemplos de cómo aplican el mundo de los nudos al sector profesional.

Las cuerdas de poliéster están especialmente indicadas para su uso en: toldos, lonas, pancartas publicitarias, amarre de mercancías, invernaderos, tendederos, persianas, remolques.

Las cuerdas elásticas son ideales para su uso en amarre de toldos, de lonas para camiones, remolques, piscinas, maquinaria agrícola, invernaderos, lonas publicitarias, pulpos. Mientras que las de cáñamo son especiales para la fontanería profesional y doméstica, por su comodidad al uso y poco volumen para guardar y almacenar en sitios pequeños como caja de herramientas, estanterías, cajones, bolsillos.

No hay que olvidar la bobina de sedal para su uso en montaje de escaparates, cartelería, decoración, plomadas, ladrillos a cara vista, construcción, pesca.

También me llamaron la atención las cuerdas de polipropileno, que por su alta calidad, están especialmente indicadas para bombas sumergibles, náutica, decoración de caballos, banderas, pasamanos… por su resistencia a la tracción y al roce. Son muy flexibles con una gran suavidad al tacto.

Además, la cuerda sisal torcida a 4 cabos sin alma, es una fibra natural flexible obtenida de la pita, que está indicada para su uso en decoración, deportes, paquetería, trabajos manuales, construcción y agricultura. Mientras que el polifil es especialmente indicado para invernaderos, persianas y toldos.

Y estamos ante un sector que sigue las modas. Ya que puedes encontrar colores especiales como los fluor en rosa, amarillo, naranja y verde. Todos ellos destacan por su brillo y su resistencia a las inclemencias del tiempo por lo que para exteriores es lo más recomendado.

Como puedes comprobar, el mundo de las cuerdas y de los nudos es un desconocido para mucha gente, para mí también hasta que fui a Cuerdas Valero. Seguramente que cuando alguien vuelva a preguntarte si sabes hacer nudos, quizás tengas que decir, solo los de atarme los zapatos. En yotube puedes ver muchos ejemplos de diferentes nudos.

Articulos relacionados