Artistas sin nombre que buscan atención

_DSC8442

Hoy en día para llamar la atención no basta con ser bueno en algo, tienes que ser bueno y conseguir encontrar algo que te haga diferente y original. En Italia es común últimamente ver a los diferentes artistas, incluso pintores que empiezan a abrirse camino con un buen nombre, utilizar disfraces en las diferentes plazas para llamar la atención de los turistas y que se acerquen a ver sus cuadros. Aquí en España lo tendrían bastante fácil con tiendas online como La casa de los Disfraces donde se puede encontrar casi cualquier tipo de disfraz o accesorio a los mejores precios.

No significa que esta sea la única forma de llamar la atención, ni mucho menos, pero sí está empezando a ser una de las más utilizadas. Por ejemplo, imaginémonos un pintor especializado en cuadros infantiles que decide llamar la atención de sus posibles compradores disfrazándose de payaso, Mickey Mouse o de cualquier otra cosa que esté ahora de moda.

Esto ya lo he comentado con otras personas y hay opiniones para todos los gustos. Hay quien opina que hacer esto es denigrar tu trabajo. Piensan que no se puede ser un pintor serio y hacer este tipo de cosas y en el fondo es posible que tengan razón ¿Os imagináis a Velázquez vestido de Torero para vender sus cuadros en la Plaza de España? Yo tampoco la verdad, pero la realidad es que no estamos en el siglo XVII o XVIII0, y aunque siempre lo han tenido difícil, abrirse camino hoy en día es muy complicado casi para cualquiera y mucho más para un artista sin nombre y no veo por qué no puede utilizar todas sus armas con el fin de conseguir sus objetivos y que esto no implique que sus obras sean mejor o peor.

Pero no se trata sólo de pintores, pensemos también en escritores que quieren vender su libro de cuentos infantiles en algún puesto de la feria del libro para darse a conocer. Quizás la mejor opción sería contratar actores que se disfracen y jueguen delante de tu caseta con los niños y niñas captando así la atención de los padres sobre tu libro pero, si eso no es posible, si no hay presupuesto suficiente ¿acaso va a perder valor tu libro o va a ser menos educativo porque seas tú el disfrazado?

Obviamente hay más maneras de llamar la atención de una manera tan original como estas. Por ejemplo, en el parque del retiro vi a un grupo, cuya música era una pasada por cierto, que llamaban la atención sobre sí mismos con su música y sobre un retratista que tenía su caballete justo a su lado. El pintor retrataba a los transeúntes interesados mientras estos veían al grupo tocar y esto beneficiaba a ambos artistas de una manera o de otra.

Lo que está claro es que hoy en día no puedes quedarte sentado a esperar a que alguien descubra tu talento y si has de usar todos los medios que se te ocurran para hacerte notar entre la multitud a mí me parece bien, digan los que digan los demás.

Deja una respuesta