Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Aprender música con el método Suzuki

Compartir este post en:

La música ayuda a exteriorizar emociones que tenemos dentro y puede animarnos en momentos de tristeza.

«El oído es nuestro sentido más desarrollado al nacer, por lo que somos capaces, desde el vientre materno, de aprender de los sonidos que nos rodean y de responder a estímulos musicales (los bebés reconocen melodías antes que palabras)», explica la flautista y profesora Laura Dudley Lorente.

«Debemos comunicarnos con nuestros bebés y niños a través de la música, recuperando la tradición oral de antiguas generaciones, como las canciones de cuna de nuestras abuelas», añade la profesora.

La música mejora la comunicación de los niños y elimina el estrés. Hace también que se desarrollen habilidades auditivas, de atención y de memoria.

El diario La Vanguardia informa que
«cantar al bebé o escuchar música con altavoces durante el embarazo contribuye a que el bebé nazca con una mejor capacidad para codificar los sonidos del lenguaje».

Un dato muy curioso es que la música esta íntimamente relacionada con las matemáticas, porque el ritmo, el pulso, la estructura de una pieza o las escalas musicales se relacionan directamente con las fracciones, divisiones o patrones de las matemáticas.

En la actualidad muchos niños aprenden música a través del método Suzuki. Fue creado a mediados del siglo XX por el violinista y pedagogo japonés Shinichi Suzuki.

Dudley explica que este método «se basa en la participación de los padres, que acuden a clase con sus hijos, aprenden a tocar con ellos y trasladan a su vida familiar el hábito y el disfrute de la práctica del instrumento y la escucha intensiva música. Las clases Suzuki son tanto individuales como grupales y el repertorio está establecido de manera que niños de todo el mundo puedan tocar juntos. Este repertorio se aprende de memoria, por imitación, puesto que la lectura se pospone hasta que el niño está preparado para ello ya que primero aprendemos a hablar y después a leer».

La música mejora la comunicación entre padres e hijos

DooWap y la Unión de Escuelas de Música y Danza de España presentan los resultados de un estudio que analiza los hábitos musicales de los niños españoles entre 6 y 12 años.

El 94% de los padres consideran que las actividades musicales potencian la creatividad, seguido del aprendizaje y la concentración (93,3%), además de la memoria y la inteligencia (90,7%).

“Uno de los beneficios que aporta la música es que mejora la comunicación del niño con su familia y su entorno” afirma la psicóloga infantil Nuria Torrent.

Los profesionales de Actividades Extraescolares Madrid explican que la música clásica aumenta la concentración, estimula la creatividad, desarrolla la expresión corporal, estimula las emociones positivas, aumenta las capacidades intelectuales y favorece la interacción social.

¿Es importante la música durante la gestación?

Un equipo del departamento de Enfermería, Fisioterapia y Medicina de la Universidad de Almería (UAL) ha descubierto que la musicoterapia reduce la ansiedad de las embarazadas.

Los investigadores comprobaron que la música era capaz de reducir la ansiedad de las embarazadas antes de someterse a las pruebas del monitor cardiaco fetal, ya que las futuras madres suelen pasar bastantes nervios ante la incertidumbre de si todo marcha correctamente.

Los autores del estudio realizaron un pretest y un postest a las 409 gestantes que participaron en el estudio. A la mitad se les asignó la terapia musical durante la prueba del monitor cardiaco fetal.

“Los niveles de presión arterial y de frecuencia cardiaca de las gestantes fueron mayores en el grupo que no se le aplicó la musicoterapia, con lo cual es un signo de que estaban más estresadas y menos relajadas”, explica la doctora en Ciencias Médicas por la UAL, Jéssica García González.

El estilo de música era relajante y los sonidos que prevalecían eran los agudos, porque son los que mejor se transmiten o escucha el bebé a través del abdomen.

“Creemos que la musicoterapia aporta muchos beneficios, no solamente a nivel de reducir la ansiedad, sino de aumentar el bienestar y la relación con el bebé”, dice la experta.

Muchos hospitales emplean la musicoterapia en niños con bajo peso, o que están ingresados en UCIs, porque se ha comprobado que al generar relajación entra más oxígeno en sangre y crecen o se recuperan más rápidamente.

“En España, el embarazo está muy medicalizado, muy enfocado a lo físico, a pruebas y no se llega a disfrutar de él como tal”, subraya Jéssica García.

Gracias a este método las mujeres pueden disfrutar de los embarazos, además, no implicaría una alta inversión en los hospitales.

Otra de las ventajas es que no plantea riesgos ni para la gestante ni para el bebé, frente a otros procedimientos donde se recurre a la medicación.

Articulos relacionados