Quién era Lewis Baltz

Quién era Lewis Baltz

Con motivo de una nueva exposición que acaba de abrirse en Madrid, quiero aprovechar para hablaros de uno de mis fotógrafos favoritos: Lewis Baltz. Bueno, quizás debería empezar por contar que soy una gran fan de la fotografía. De hecho, mi regalo de cumpleaños fue un armario a medida hecho por Sidón Armarios, ya que mi marido estaba harto de encontrarse de todo por tirado por casa, desde cámaras hasta trípodes, pasando por objetivos, artículos de limpieza… La verdad es que daba una gran sensación de desorden, así que mi marido llamó a Sidón y nos hicieron un armario genial aprovechando un hueco entre dos columnas, con las puertas correderas para no ocupar espacio, y por lo que me ha dicho a muy buen precio. Vamos, que si queréis orden en vuestra casa no hay que gastarse mucho, y además ayuda a tener también todo limpio, porque ya sabéis que aquello que no está guardado se mancha de polvo enseguida.

Pues bien, como todo buena aficionada tengo mis referentes, y especialmente Lewis Baltz (Newport Beach, California, 1945-París, 2014) uno de los fotógrafos más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Por suerte, en Madrid hasta junio podemos ver una retrospectiva de sus trabajos, la primera exposición de este artista tan importante que se hace en España tras su muerte.

Su obra se ha relacionado tradicionalmente con la generación de fotógrafos agrupados en torno a la exposición New Topographics, que cuestionó la idea del paisaje como una imagen bella y existencial, casi sagrada, y lo mostró como un hecho real, como resultado de la casi siempre desafortunada acción del hombre. La fotografía fue el instrumento que Baltz utilizó como medio de expresión, como herramienta de investigación y conocimiento, muy en la línea de la filosofía y el arte de los años sesenta y setenta. Por ello, formalmente, Baltz actuó como un profesional de la fotografía directa pero, en cuanto al contenido, fue un artista de pensamiento conceptual y su formación se forjó en el contexto artístico de la época.

Lewis Baltz comenzó a tomar fotografías con tan sólo 12 años animado por William Current, su mentor fotográfico. Admirador de Robert Frank pero sobre todo de Edward Weston y de la valoración de su misión artística, Baltz estudió en el San Francisco Art Institute (1969) y en el Claremont Graduate School de California (1972). Ya de su época de estudiante datan sus primeros trabajos, The Prototype Works y The Tract Houses, serie que expone en 1971 en la influyente galería neoyorkina de Leo Castelli. En 1975 Baltz participa en la exposición New Topographics: Photographs of a Man-Altered Landscape (George Eastman House, Rochester, NY), que supone una ruptura con la visión idealizada del paisaje que la fotografía americana tradicionalmente había proyectado. Así, junto a fotógrafos como Robert Adams, Bernd y Hilla Becher, Frank Gohlke, Nicholas Nixon o Stephen Shore, Baltz deja de mirar a la naturaleza intacta, a los parques nacionales, volviendo la mirada hacia las ciudades, al paisaje usado, gastado, transformado, capitalizado, a los suburbios que crecían con rapidez y proliferaban en las ciudades estadounidenses. El paisaje se ha convertido en territorio, delimitador, excluyente, pero ante todo ocupado. De entre esta generación de fotógrafos, es sobre todo Baltz quien vuelve la nueva imagen del paisaje de espaldas al viejo romanticismo, provista de una nueva comprensión de la imagen.

Sus series Tract Houses, New Industrial Parks near Irvine, California, Maryland, Nevada, Park City, St. Quentin Point, Continuous Fire Polar Circle, Near Reno y Candlestick Point exploran estas nuevas ideas en torno al paisaje. Comenzadas a finales de los años sesenta y realizadas hasta 1989, todas ellas se componen de pequeñas fotografías en blanco y negro que el fotógrafo disponía meticulosamente en la pared en cuadrículas ordenadas de un determinado modo según la serie.

Y llega el cambio

A partir de 1989 la obra de Baltz experimenta una transformación radical. En esta segunda etapa sigue presente en su trabajo la idea fundamental de que el urbanismo (y toda la vida actual) es la materialización del poder, y que el poder es ideología en sí mismo. Sin embargo, Baltz comprende pronto que ha empezado una nueva era mediática y que los acontecimientos sociales son iniciados exclusivamente por los medios y reflejados por los mismos. El resultado es que los medios producen una hiperrealidad y, como consecuencia, no es posible distinguir entre los acontecimientos auténticos y los simulados. Esta indistinguibilidad entre el hecho (histórico) y la simulación (mediática) desemboca finalmente en la pérdida completa del acceso a una realidad experimentable concretamente. Obras fundamentales de esta etapa son Rule without exception, Piazza Pugliese, Sites of Technology, Ronde de Nuit o Venezia Marguera.

La exposición, por tanto, presenta una visión completa de la trayectoria de Lewis Baltz y lo muestra como un fotógrafo cuyo trabajo no se adscribe únicamente a la generación de jóvenes artistas reunidos en la exposición New Topographics sino que experimenta una importante evolución de planteamientos e intereses.