Fantasía en una habitación infantil

Fantasía en una habitación infantil

La mayoría de los padres, cuando nos ponemos manos a la obra para preparar una habitación infantil sea por el motivo que sea, solemos tener en cuenta ciertos pormenores que pueden preocuparnos a nosotros, pero no a nuestros hijos. Da igual si estamos diseñando la habitación del nuevo bebé o si queremos comprar una habitación un poco más adulta para nuestro hijo de 7 años que pronto empezará a tener que hacer deberes en el escritorio que no tiene, porque el resultado es el mismo: la opinión del niño y lo que quiere cuenta muy poco en todo esto.
Lógicamente no os estoy pidiendo que dejéis que la niña o el niño de 7 años elija toda su habitación, porque no va a ser consciente de lo que es mejor para la durabilidad de la misma, y tampoco pretendo que le pidáis opinión al recién nacido, pero sí que os metáis un poco en su cabeza. ¿Qué os habría gustado tener en vuestra habitación con 3 o 4 años? ¿Y con 9 años? Probablemente no habríais pensado en armarios fuertes que os durasen muchos años ni en escritorios para los deberes de la escuela amplios y cómodos, pensaríais en tener una cama-coche, o un castillo de princesas, o un árbol con lianas a lo Tarzán. Y yo me pregunto ¿por qué no unir ambos conceptos? Sólo tenéis que tener un poco de creatividad y vuestros hijos cumplirán su sueño sin tener que renunciar a nada. Pongamos un ejemplo para ver si os inspira.

La habitación del capitán o la capitana

¡Marineros, grumetes y el capitán de barco! O capitana… aquí lo del sexo que ponga en el DNI da un poco igual porque lo que importa es lo que les guste a los más pequeños de la casa, sean niños o  niñas. Esto lo dejo claro porque el lenguaje es sexista por naturaleza y no puedo estar poniendo el masculino y el femenino de todos los adjetivos que utilice en el artículo, así que aplicaros el cuento de ahora en adelante, porque pondré el  género que me dé la gana en cada momento.
Volviendo al tema… para conseguir una habitación de capitán de barco perfecta lo primero que necesitamos es el barco y por mucho que nos empeñemos en buscar alternativas lo más factible es convertir la cama en el buque perfecto. Para empezar, os diré que aunque en este caso es la cama de madera tradicional la que más pega con el tema en cuestión, lo más cómodo es ir a la típica cama de forja, porque utilizando este tipo de diseño de mobiliario puedes adaptar casi cualquier temática. Podéis encontrar camas infantiles artesanales de forja en Kalma y Violeta.
Para convertir la cama en un precioso barco de capitán lo primero que necesitaremos es el timón. Si sois muy manitas podéis probar con la madera, pero como eso suele ser bastante complicado, optad por la “pasta mágica”, o lo que es lo mismo: mitad agua, mitad cola y mucho papel de periódico e higiénico. Cuando os pongáis a hacerlo comprobaréis que es muy sencillo dar forma y trabajar con estos materiales. Tened en cuenta que estamos hablando de un círculo grande con una circunferencia pequeña en su interior de la que salen palos. Para sujetar todo usar fixo (celo), no tiene importancia porque no se va a ver. Luego impregnad todo con pasta mágica y dejad secar 24 horas, no lo mojéis mucho o tendréis que dejarlo más tiempo. Luego envolved la estructura con tiras de papel higiénico mojadas también en la pasta mágica hasta dejar el timón lo más liso posible, y a secar de nuevo otras 24 horas. Una vez seco, pintadlo y unidlo a la cama. Si queréis que “mole mucho” tenéis que conseguir que gire, y para eso sólo os hará falta un spinner. Ponedlo a los pies de la cama, mirando hacia el interior de la misma, así será un barco en toda regla.
Esta misma técnica (pasta mágica con papel de periódico, celo y papel higiénico) podéis usarla para crear mil figuras diferentes, en este caso podéis crear anclas, flotadores salvavidas, y demás objetos que tengan que ver con la navegación.
Los textiles de la habitación, por supuesto, tienen que tener motivos marineros. En Home Olé tienen cojines, colchas y cortinas elaboradas con tejido jaquard con este tipo de decoración.
Echadle imaginación, todo es cuestión de creatividad.
También podéis encontrar creaciones de fábrica en empresas especializadas como DC Decoración, una tienda de decoración en Madrid que cuenta con varios diseños de habitaciones infantiles-juveniles en su catálogo, y todas son realmente originales. Tienen, por ejemplo, una habitación ambientada en una especie de selva rosa que es una maravilla, pero si os fijáis no es complicado de conseguir pues lo más llamativo es el mural de la pared que está  pintado al fondo, con dos cebras enormes que miran hacia la cuna-cama.
¿Veis a qué me refiero? No os limitéis a pensar en el futuro dejando una habitación impoluta y seria, porque podéis comprar los muebles que queráis y luego crear un mundo lleno de magia vosotros mismos y para vuestros hijos. Sed creativos y pensad en lo que os hubiera gustado a vosotros de pequeños. En YouTube hay muchos tutoriales, echadles también un ojo y cread un mundo de fantasía para las personas más importantes de la casa.